La hidratación
en el deporte

Al hacer deporte, ya sea un atleta o alguien
que se ejercita regularmente, se pierde agua.
Hay dos formas de perderla: por la
sudoración y por la respiración. La cantidad total
depende de cada persona, del tipo de ejercicio (no
es lo mismo nadar que jugar a tenis), de la
intensidad del ejercicio y de la temperatura
ambiente mientras se realiza este ejercicio. En
cualquier caso, la hidratación constante es
fundamental. Preferiblemente bebe siempre a
sorbos pequeños, evita beber mucha cantidad de golpe.

Cuando haces ejercicio, la función principal del agua
es mantener la temperatura del cuerpo, y esto se
realiza a través de la sudoración. Además cuando se hace ejercicio la respiración es más rápida
produciéndose más pérdidas de agua por esa vía.

Durante el ejercicio es necesario reemplazar todo el
agua que se ha perdido a través de la sudoración o
la respiración. Es importante tomar de manera
regular pequeños sorbos de agua durante el
ejercicio para mantener un correcto nivel de hidratación.

Aunque hayas bebido antes y durante el ejercicio,
también debes beber al finalizar para recuperar
toda la pérdida. En caso de que el ejercicio sea
prolongado o en condiciones calurosas, la
hidratación debe ser constante, incluso después de
que hayas terminado.

Bebe agua de forma
constante sin esperar
a tener sed